Obito Uchiha - Tobi

Obito Uchiha - Tobi

Obito Uchiha (うちはオビト, Uchiha Obito) fue un miembro del clan Uchiha de Konohagakure. Se cree que murió durante la Tercera Guerra Mundial Shinobi, siendo su único legado superviviente el Sharingan que entregó a su compañero, Kakashi Hatake. En realidad, Obito se salvó de la muerte y fue entrenado por Madara, pero los acontecimientos de la guerra dejaron a Obito desilusionado con la realidad, y heredó el plan de Madara para crear un mundo ideal. Resurgiendo bajo los nombres de Tobi (トビ, Tobi) y del propio Madara Uchiha, Obito tomó sutilmente el control de los Akatsuki, utilizándolos como medio para avanzar en sus maquinaciones, llegando a hacerse público y a iniciar la Cuarta Guerra Mundial Shinobi. Sin embargo, hacia el final de la guerra, Obito cambió de opinión y, como expiación, sacrificó su vida para salvar el mismo mundo que pretendía sustituir. 

En este Manual aprenderás todo lo que necesitas saber sobre el personaje de Obito en la serie Naruto. ¡Vamos! ⚔️ 

¿QUIÉN ES OBITO UCHIHA?

Primeros años de vida

Obito creció sin saber quiénes eran sus padres; en el anime, quedó al cuidado de su abuela. Al sentirse solo en el mundo, Obito soñaba con convertirse en Hokage para que la gente de la aldea reconociera su existencia. Se matriculó en la Academia para lograr ese objetivo, donde desarrolló una rivalidad unilateral con Kakashi, de cuyo talento natural y popularidad estaba celoso. También se hizo muy amigo de Rin Nohara, de la que acabó enamorándose. Tras graduarse finalmente unos años más tarde, Obito, Rin y Kakashi fueron colocados en un equipo bajo el liderazgo de Minato Namikaze.

obito-nino-ninja

Equipo Minato

En el anime, como prueba final de calificación, Minato le dio al equipo una prueba de campana para probar sus habilidades de cooperación. Obito no pudo lograrlo por sí solo, pero, al unir fuerzas con Rin y Kakashi, lograron llevarse las campanas, enseñando a Obito el valor del trabajo en equipo. El equipo participó posteriormente en los Exámenes Chūnin, donde Obito fue derrotado en la tercera ronda en un enfrentamiento uno a uno con Might Guy. Kakashi pasaría a derrotar a Guy en un combate posterior, ascendiéndolo a chūnin e impresionando a Rin. Ansioso por la atención de Rin, Obito entrenó sin descanso, llegando a alcanzar él mismo el rango de chūnin. Su entusiasmo duró poco, ya que Kakashi se convirtió poco después en jōnin, ganándose de nuevo los elogios de Rin y el resentimiento de Obito.

Durante la Tercera Guerra Mundial Shinobi, Kakashi fue puesto a cargo del equipo para una misión de destrucción del Puente Kannabi, que impediría a Iwagakure utilizar Kusagakure como punto de relevo. Antes de comenzar la misión, Minato y Rin dieron regalos a Kakashi para celebrar su ascenso a jōnin, aunque Obito lo había "olvidado", tensando su ya mala relación. Minato pronto fue llamado al frente, dejando al equipo para completar la misión solo bajo el mando de Kakashi. Los tres fueron descubiertos por Iwa-nin en el camino y Rin fue capturada. Kakashi decidió abandonar a Rin, creyendo que era más importante terminar la misión antes de preocuparse por su seguridad. Obito se enfureció ante la idea e insistió en que se centraran en su rescate. Cuando Kakashi se negó, Obito se marchó por su cuenta, comentando que Kakashi era peor que la basura por abandonar a sus amigos.

camiseta-obito-uchiha



Obito localizó la cueva que los Iwa-nin estaban usando como escondite, pero fue encontrado por un Taiseki camuflado antes de que pudiera lanzar un rescate. Kakashi, conmovido por las palabras anteriores de Obito, llegó a tiempo para salvarlo del ataque de Taiseki, pero perdió su ojo izquierdo en el proceso. Por su deseo de ayudar a Kakashi, Obito despertó su Sharingan, lo que le permitió ver a través del camuflaje de Taiseki y matarlo. Obito y Kakashi se infiltraron en la cueva y liberaron a Rin de sus ataduras. Su captor, Kakkō, hizo que la cueva se derrumbara a su alrededor. Mientras el equipo corría hacia la salida, Kakashi fue golpeado en su punto ciego y cayó. Cuando Obito se dio cuenta de que Kakashi estaba a punto de ser golpeado por una roca que caía, Obito lo empujó y quedó atrapado en su lugar.

Con el lado derecho de su cuerpo aplastado y sin forma de liberarse, Obito aceptó su destino e hizo una ofrenda: entregarle a Kakashi su Sharingan izquierdo como disculpa por no haberle hecho un regalo antes Rin realizó el trasplante y, una vez terminado el procedimiento, Kakashi utilizó su nuevo Sharingan para matar a Kakkō. Los refuerzos de Iwa rápidamente comenzaron a comprimir aún más los escombros, obligando a Kakashi y a Rin a dejar atrás a Obito. Mientras las rocas se apretaban a su alrededor, Obito reflexionó que por fin había empezado a llevarse bien con Kakashi y que no podía confesarle a Rin que la amaba. Kakashi y Rin fueron rescatados por Minato y, cuando regresaron a Konoha, el nombre de Obito fue grabado en la piedra conmemorativa de la aldea.

Obito: Salvado de la muerte

En realidad, Obito fue rescatado por Zetsu bajo las órdenes de un anciano Madara. Llevó a Obito al Cementerio de las Montañas y atendió sus heridas, retirando las partes del cuerpo demasiado dañadas para ser curadas y reemplazándolas con miembros cultivados a partir de las células de Hashirama Senju. A pesar de sus heridas, el Sharingan derecho de Obito había sobrevivido intacto. Aunque asustado por Madara, Obito se sentía en deuda con él por haberle salvado la vida y estaba dispuesto a prestarle toda la ayuda que pudiera, una oferta que Madara dejó claro que cobraría. Obito comenzó un largo proceso de rehabilitación, deseoso de recuperarse lo suficiente como para poder volver a Konoha y ayudar a sus amigos y a la aldea en la guerra que aún estaba en curso. Con la ayuda de Zetsu Blanco y de otro Zetsu con cara de espiral al que apodó Guruguru, Obito se acostumbró a sus miembros de reemplazo y a las habilidades que le otorgaban. Mientras tanto, Madara le hablaba a Obito de las duras realidades del mundo y de su plan para salvarlo, que el joven Uchiha no tuvo en cuenta.

Durante el final de su proceso de recuperación, Zetsu Blanco informó a Obito de que Kakashi y Rin estaban en otro lugar a punto de ser asesinados por los ninjas de Kirigakure. Obito insistió en ayudarles, a lo que Guruguru se ofreció a ayudar envolviendo a Obito con su cuerpo. Antes de marcharse, Obito agradeció a Madara toda su ayuda pero dijo que no volvería. Madara dejó claro su convencimiento de que Obito volvería con él. Guruguru dirigió a Obito hacia la ubicación de Rin y Kakashi, en el camino le informó de la ausencia de Minato. Cuando llegaron encontraron a Rin y Kakashi rodeados por Kiri-nin y a Kakashi clavando su Chidori en el corazón de Rin. La muerte de Rin provocó que cada uno de sus Sharingan madurara en Mangekyō Sharingan, proceso que también provocó el desmayo de Kakashi. Enfurecido por lo ocurrido, Obito utilizó una combinación de su Mangekyō Sharingan y la Liberación de Madera del cuerpo de Guruguru para masacrar a los ninjas de Kirigakure. Cuando todos estuvieron muertos, Obito acunó el cuerpo sin vida de Rin, ignorando al inconsciente Kakashi.

Obito regresó al Cementerio de las Montañas, jurando hacer cualquier cosa por Madara si eso le permitía volver a reunirse con Rin y Kakashi. Madara le explicó su Plan del Ojo de la Luna, que sustituiría el mundo contemporáneo de violencia y muerte por uno en el que nadie tuviera que morir nunca. Obito estaba intrigado, decidido a crear una realidad en la que él, Rin y Kakashi pudieran convivir. Madara impartió todos sus conocimientos y planes a Obito, le enseñó las habilidades que necesitaría para avanzar, le confió sus posesiones y manifestó a Zetsu Negro para que actuara como guía. Habiendo dejado casi todo lo que tenía a Obito, Madara se desconectó de la Estatua Demoníaca de la Senda Exterior que lo mantenía con vida y le dijo a Obito que hasta su resurgimiento, debía actuar como Madara Uchiha.

madara-uchiha-plan-obito

Obito: El Plan

Utilizando el nombre de Madara y ocultando su identidad, Obito se movió en las sombras del mundo ninja para adquirir las piezas restantes del Plan del Ojo de la Luna. Poco después de la muerte de Madara, Obito y Zetsu fueron a Amegakure y se acercaron a la incipiente Akatsuki con una oferta de apoyo para crear el mundo de paz que imaginaban. En realidad, sólo necesitaba a Nagato, en quien Madara había implantado su Rinnegan varios años antes y que sería necesario en las etapas finales del Plan del Ojo de la Luna. Aunque Obito estuvo a punto de convencer a Nagato, el líder de Akatsuki, Yahiko, se negó; Obito afirma que finalmente aceptó sin informar a los demás miembros de Akatsuki. En el anime, Obito se enteró de una conspiración entre Hanzō y Danzō Shimura para eliminar a Yahiko. Interceptó y mató a los miembros de Akatsuki que intentaron rescatar a Yahiko y, una vez muerto éste, animó a Nagato en una nueva dirección para la organización, una centrada en la adquisición de las bestias con cola. Mientras Nagato se convertía en el líder de Akatsuki y reclutaba a poderosos nin desaparecidos para su causa, Obito adoptó el alias de "Tobi", y cambió su personalidad entre los miembros para ocultar su identidad.

En Kirigakure, Obito tomó en algún momento el control del Cuarto Mizukage, Yagura Karatachi (en el anime acompañado por Pain y Konan), convirtiéndolo en el Mizukage de facto. Después de que Kisame Hoshigaki se desilusionara por las mentiras del mundo, Obito (como "Madara") se reveló a Kisame y le prometió ayudar a crear un mundo de verdad. Kisame se convirtió en su leal sirviente, uno de los pocos Kiri-nin que trabajaba a sabiendas para él. Durante este tiempo, Obito descubrió las circunstancias de la muerte de Rin: que Kiri había sellado las Tres Colas en ella para convertirla en una bomba de relojería que destruiría Konoha. Ante la insistencia de Rin, Kakashi la mató para evitarlo. La manipulación de Obito sobre la Mizukage fue finalmente descubierta por Ao y se vio obligado a abandonarla.

Doce años antes del comienzo de la serie, Obito visitó la tumba de Rin en Konoha. Kakashi ya estaba allí cuando llegó y Obito, observando en secreto, le oyó confesar a la tumba de Rin que la esposa de Minato, Kushina Uzumaki, pronto daría a luz. Sabiendo que Kushina era la jinchūriki de las Nueve Colas y que el sello que mantenía a las Nueve Colas contenidas dentro de ella se debilitaría durante el parto, Obito la localizó la noche del 10 de octubre. Mató a sus guardaespaldas Anbu y a las comadronas, entre las que se encontraba la esposa del Tercer Hokage, y tomó como rehén a su hijo recién nacido, Naruto Uzumaki, para evitar que Minato interfiriera. Minato pudo arrebatarle a Naruto, lo que le distrajo el tiempo suficiente para que Obito escapara con Kushina. Extrajo el Nueve Colas de su cuerpo, lo puso bajo su control con su Sharingan y le ordenó destruir la aldea.

gorra-obito-uchiha



Minato llegó poco después para ayudar en la defensa de la aldea. Antes de que Minato pudiera contribuir mucho o incluso decir a alguien lo que había sucedido, Obito lo localizó e intentó utilizar a Kamui para enviarlo lejos y evitar más interferencias. Minato pudo escapar con su Técnica del Dios del Trueno Volador, pero Obito lo persiguió. Minato no reconoció a Obito mientras luchaban, sino que sospechó que era Madara Uchiha. Al principio le costó golpear con éxito a Obito pero, tras varios ataques fallidos, Minato finalmente le golpeó con un Rasengan y le marcó con un Sello del Dios del Trueno Volador, permitiéndole teletransportarse a Obito cuando quisiera. A continuación, utilizó un Sello de Contrato sobre Obito para liberar a las Nueve Colas de su control. Herido y privado de su mejor arma, Obito huyó. Minato dio su vida para salvar a la aldea sellando las Nueve Colas en su hijo, y así nunca tuvo la oportunidad de informar a nadie de la participación de Obito. No obstante, los dirigentes de Konoha sospecharon de la implicación de un Uchiha, y para ello pusieron a todos los miembros del clan bajo un fuerte escrutinio.

Años más tarde, en el anime, Obito atacó el convoy del Daimyō de Fuego de camino a Konoha, colocando a todos en un genjutsu y matando a Tenma Izumo, pero se retira rápidamente tras percibir que Kakashi se acerca. Años más tarde, los Uchiha, como resultado de su maltrato, comenzaron a planear un golpe de estado. Obito regresó a la aldea con la intención de exacerbar el conflicto, pero fue descubierto por Itachi. Creyendo que Obito era Madara, Itachi le pidió ayuda para acabar con sus compañeros de clan, ofreciéndoles venganza por el trato que habían dado a Madara décadas atrás a cambio de que Obito aceptara perdonar a la aldea. Obito aceptó y ofreció a Itachi un puesto en Akatsuki. En el anime, durante la noche de la masacre, masacró a la Policía Militar de Konoha y mató a Izumi. Después, recogió varios cadáveres de Uchiha para extraer su Sharingan para su propio uso.

transformaciones-tobi-obito-uchiha

APARIENCIA DE OBITO

De niño, Obito tenía los ojos negros y el pelo negro, corto y en punta. Llevaba un uniforme azul de manga larga y una chaqueta azul con cuello y adornos naranjas. La chaqueta estaba unida al resto del traje por dos botones en el cuello y tenía el escudo del clan Uchiha en la espalda. También llevaba un cinturón blanco, sandalias shinobi, el protector de frente azul oscuro estándar de Konoha, y un par de gafas con lentes naranjas conectadas a protectores de oídos. La mitad derecha de su rostro quedó con muchas cicatrices tras los sucesos de Kusagakure, pareciendo arrugas, mientras que la mitad derecha de su torso destruida y su brazo derecho han sido sustituidos por materia Zetsu, de un color mucho más claro que su cuerpo. Su pelo creció durante su rehabilitación, y se lo dejaba crecer y cortar repetidamente a lo largo de los años.

Obito usó una variedad de máscaras diferentes a lo largo de los años para ocultar su identidad cuando se relacionaba con los demás. Durante el ataque del Zorro Demoníaco de Nueve Colas a Konoha y durante varios años posteriores, llevó una máscara con una llama negra (coloreada de naranja y amarillo en diferentes momentos del anime). Cuando comienza la segunda parte, lleva una máscara naranja con un dibujo en espiral alrededor del ojo derecho, similar a la cara de Tobi. Después de que esta máscara sea destruida por Konan, empieza a llevar una máscara blanca con un tinte púrpura que cubre toda la mitad superior de su cabeza. El diseño de la máscara se asemeja a una combinación del Sharingan y el Rinnegan, y consiste en un patrón ondulado con tres tomoe alrededor del centro, dos de los cuales actúan como los agujeros para los ojos de la máscara. Afirma que esta nueva máscara ha sido diseñada específicamente para el combate, lo que la hace muy duradera. Sin embargo, es destruida por Naruto.

zapatillas-obito-uchiha



Mientras se hacía pasar por la Cuarta Mizukage, llevaba un sencillo kimono forrado de color púrpura, vendas por todo el cuerpo y unas simples sandalias. Cuando atacó Konoha con Kurama, llevaba una capa negra forrada de color púrpura. Durante la Masacre de Uchiha, se dejó crecer el pelo como el de Madara, y vistió la tradicional túnica azul de Uchiha. En su primera aparición como Tobi, Obito lleva un top negro de manga larga que le cubría el cuello y la barbilla, un par de guantes negros, un par de pantalones de color oscuro, una larga bufanda verde y sandalias estándar y estribos blancos. En la cintura lleva un grueso cinturón negro con placas metálicas similares a las de una armadura, y placas similares en la parte superior de los brazos. Obito lleva esmalte de uñas azul (negro en el manga) en los dedos de manos y pies. Sigue llevando este atuendo bajo su capa de Akatsuki después de convertirse en miembro y también lleva un anillo púrpura, que lleva el kanji de "joya" o "esfera" (玉, gyoku), en su pulgar izquierdo. Tras la muerte de Deidara, llevó brevemente una capa de Akatsuki con capucha. Para la Cuarta Guerra Mundial Shinobi cambia a un atuendo similar al que usaban los Uchiha durante el Período de los Estados Combatientes; este atuendo incluye un par de pantalones y guantes negros, con una camisa blanca ajustada debajo. Por encima lleva un manto púrpura de cuello alto y manga larga que se divide por la mitad inferior y tiene el escudo de los Uchiha en la espalda. Alrededor de la cintura lleva un sencillo obi de color morado claro y un cinturón. En la espalda lleva el gunbai de Madara, ahora de color púrpura con ribetes negros y tomoe negro, conectado a una cadena negra que sube por la manga derecha.

Tras convertirse en el jinchūriki de los Diez Colas, el pelo de Obito se vuelve completamente blanco. Su piel se vuelve blanca, diez protuberancias emergen de su espalda -cinco cerca de los hombros y cinco cerca de las caderas- así como un surtido negro de diez marcas magatama que aparecen en su espalda; una grande, con un patrón negro similar al Rinnegan dentro de ella, y nueve más pequeñas dispuestas en filas de tres debajo de ella. Además, toda la mitad derecha de su cuerpo adquiere un patrón similar a una escama, que sustituye a las cicatrices. Cuando Obito consiguió controlar las Diez Colas, sufrió otra transformación. En esta nueva forma, la mitad escamosa de su cuerpo se volvió menos prominente y las diez protuberancias de su espalda se expandieron para formar el cuello y los faldones de un haori. También le brotaron dos cuernos de la frente -el izquierdo más pequeño que el derecho- y le aparecieron seis marcas de magatama en el pecho. Vuelve a tener su aspecto anterior cuando se le quita el Diez Colas, aunque su pelo sigue siendo blanco.

Durante su imaginación de su vida como shinobi de Konoha mientras luchaba contra Naruto, Obito se representó a sí mismo vistiendo ambos uniformes, el de Uchiha y el de Konoha, pero con un protector de frente modificado con cubiertas que se extienden por la mitad izquierda de su cara para ocultar su ojo izquierdo perdido.

obito-madara-uchiha

HABILIDADES DE OBITO

Como genin, las habilidades de Obito eran, en el mejor de los casos, promedio, luchando por igualar a sus compañeros de la Academia Ninja. Decidido a mejorar, entrenó durante varios meses seguidos para acabar convirtiéndose en chūnin. Madara vio un gran potencial en Obito y por ello lo seleccionó como su discípulo. Las esperanzas de Madara se demostraron correctas, ya que bajo su tutela, Obito mejoró drásticamente sus habilidades de forma tardía, siendo sus habilidades las que llevaron a los demás a cuestionarse si era Madara. De adolescente, Obito supuso una amenaza para los Cinco Grandes Países Shinobi, habiendo tomado el control del Cuarto Mizukage y, efectivamente, de Kirigakure, además de suponer un reto para el Cuarto Hokage y casi destruir Konoha. Como adulto, derrotó al ninja más hábil de Root, y simultáneamente se enfrentó a los mejores shinobi de Konoha y a Killer B. Como Jinchūriki de las Diez Colas, el poder de Obito superaba incluso al de Hashirama Senju, era capaz de luchar sin esfuerzo contra tres poderosos Hokage con facilidad, abrumar a Naruto y a Sasuke en varias ocasiones, y tenía la capacidad de destruir a todas las Fuerzas Shinobi Aliadas.

obito-uchiha-nino

INTELIGENCIA DE OBITO

De Madara, Obito Uchiha aprendió mucho sobre el mundo, las personas que lo habitan y las diferentes habilidades a lo largo de la historia. Por ello, es difícil sorprenderle en combate, porque ya conoce las tácticas que suelen utilizar los ninjas de ciertos pueblos, los puntos débiles de los que hay que aprovecharse en los distintos oponentes y cómo contrarrestar la mayoría de los jutsu. En las raras ocasiones en las que se encuentra con algo nuevo, mantiene tranquilamente la distancia y observa con atención hasta idear el mejor enfoque para neutralizarlo. Su perspicacia le permite planificar con años de antelación, prediciendo con exactitud el curso de las naciones y sabiendo cómo manipularlas en su beneficio. Si algún plan suyo fallara por cualquier motivo, puede formular un plan de respaldo rápidamente y sin inmutarse, demostrando un enorme ingenio estratégico y táctico. De hecho, Obito suele tener múltiples planes de respaldo, y rara vez pone sus esperanzas en un solo resultado. Obito también demuestra una gran capacidad de manipulación, capaz de ver la oscuridad en los demás y retorcerlos para sus propios fines con una inteligente mezcla de verdades y mentiras. Como señaló Tsunade, al asumir la identidad del infame Madara Uchiha, Obito fue capaz de dominar la influencia que ello conllevaba, como que el mundo entero se tomara en serio su simple declaración de la Cuarta Gran Guerra Shinobi.

sharingan-obito-uchiha

PERSONALIDAD DE OBITO

Como creció sin conocer a sus padres, la infancia de Obito estuvo marcada por el sueño de ser reconocido. Esto le motivó a convertirse en ninja para poder, a su vez, convertirse en Hokage y que toda la aldea le reconociera por fin. A pesar de ello, cuando Rin le reconoció, Obito se enamoró de ella y pretendió ganarse su amor además del título de Hokage. Pero la presencia de Kakashi, tanto en el aula como posteriormente en su equipo, se convirtió en un muro para Obito, debido al prodigio de Kakashi y a que, sin pretenderlo, se había ganado el cariño de Rin. Aunque en general era amable y de una lealtad inquebrantable hacia sus amigos y aliados, Obito, sin embargo, formó una rivalidad unilateral con Kakashi. Cuando no estaba compitiendo con Kakashi, Obito era famoso por realizar buenas acciones al azar en Konoha, especialmente para los ancianos, lo que a su vez le hacía llegar notoriamente tarde. Esta combinación de factores y el corazón naturalmente justo y el optimismo de Obito hicieron que fuera fácil para Madara explotarlo y finalmente corromperlo.

Tras la muerte de Rin, la determinación y el idealismo de Obito se hicieron añicos. Se volvió más tranquilo y centrado, ya no le importaba su aldea, sus amigos, ni siquiera su nombre, todos ellos partes sin valor de un mundo miserable que había obligado a Rin a morir a manos de una persona a la que amaba. Su único compromiso era con el Plan del Ojo de la Luna de Madara y el nuevo mundo pacífico que crearía; cada crimen era un mal necesario, cada asesinato era un sacrificio por un bien mayor y una vida que se restauraría en el nuevo mundo. Estaba dispuesto a sacrificarse por el plan y, más a menudo, por sus aliados, volviéndose contra ellos en el momento en que ya no le eran útiles. Al igual que Madara antes que él, Obito se ganaba a estos aliados aprovechando la oscuridad de sus corazones y manipulándolos, ya sea corrompiendo sutilmente sus propios objetivos o aparentando compartir sus creencias. La mejor forma de ver esto es la existencia de Akatsuki, cuyos miembros, muy diferentes entre sí, trabajaban juntos porque creían que la organización promovería sus propios fines; en realidad, eran meras herramientas que Obito Uchiha utilizaba para llevar adelante su propia agenda.

funda-obito-uchiha



A pesar de lo diferente que parecía su personalidad adulta, en su nivel más básico era muy parecida a la persona que era de niño. Obito veía sus acciones como un puesto más allá del Hokage; donde el Hokage hace lo que es mejor para la aldea, Obito sentía que él hacía lo que era mejor para el mundo. Aunque Rin seguía estando siempre presente en sus pensamientos, Kakashi y Minato también estaban presentes en sus sueños de un nuevo mundo, y era la esperanza de reunir a su equipo en circunstancias más felices lo que le motivaba. Kakashi teorizó que era este conflicto entre su pasado y su presente lo que más impulsaba a Obito, especialmente en los acontecimientos que precedieron y siguieron al estallido de la Cuarta Guerra Mundial Shinobi; se precipitó cada vez más en sus planes, primero haciendo que Akatsuki pasara de ser una organización secreta a una fuerza que desafiaba directamente a los Cinco Grandes Países Shinobi, y más tarde reviviendo prematuramente a los Diez Colas.

Mientras Obito lidiaba con sus pensamientos, en diferentes momentos se interesó especialmente por Sasuke y Naruto. Con Sasuke, Obito comenzó a vigilarlo después de su primer encuentro, aunque evitó el contacto posterior por miedo a provocar al hermano de Sasuke, Itachi. Tras la muerte de Itachi, se acercó a Sasuke y le hizo partícipe de su confianza, comentando posteriormente que la pérdida de cinco miembros de Akatsuki merecía la pena para ganarse la lealtad de Sasuke. Aunque Obito declaró varias veces que no veía a Sasuke más que como un peón desechable, no obstante, lo vigilaba, interviniendo siempre que Sasuke estaba en peligro y siempre contento con las señales de su Sharingan, cada vez mejor, y su creciente aislamiento de todos los demás aliados. En cierto modo, veía en Sasuke el tipo de persona que él intentaba ser. En Naruto, sin embargo, vio a la persona que una vez fue: sueños de ser Hokage y dedicación a sus amigos. Debido a estas similitudes, Obito se obsesionó con Naruto, con la esperanza de demostrar la ingenuidad de sus creencias y la terribilidad del mundo para que se acercara al punto de vista de Obito. Cuando Naruto se negó, Obito se enfadó cada vez más y se empeñó en eliminar a Naruto y sus sueños para poder enterrar los últimos restos del viejo Obito.

Al no poder dominar la voluntad de Naruto, Obito llegó a comprender que la forma de pensar de Naruto era la correcta todo el tiempo. Además, se dio cuenta de la razón de sus deseos contradictorios: se había estado mintiendo a sí mismo sobre su dedicación al Plan del Ojo de la Luna al reprimir en lo más profundo al antiguo Obito. El personaje que lo proyectaba como alguien sin sentimientos ni corazón era una máscara que Obito usaba para escapar de las dolorosas verdades de la realidad. Cuando Naruto y sus aliados derrotaron a Obito, la mentira fue destruida, haciendo emerger su personalidad original. Obito se sintió culpable de sus acciones y se declaró indigno de ver a Rin en la otra vida. Pasó el resto de su vida oponiéndose al Plan del Ojo de la Luna y a Madara, deseando mantener el mundo tal y como era. Creyendo que Naruto era vital para la preservación del mundo, Obito acabó dando su vida para proteger a Naruto y a su equipo. Su nueva convicción incluso le permitió regresar brevemente de la muerte no sólo para asegurar la victoria de Naruto, sino también para hacer las paces con Kakashi una última vez antes de partir completamente al más allá.

Para ocultarse aún más a sí mismo y a sus acciones como Madara Uchiha del ojo público, Obito adoptó el nombre, la personalidad y los gestos del mencionado Zetsu del que se hizo amigo durante su recuperación; con lo que interpretó el papel de un idiota despreocupado que molestaba a la mayoría de los miembros de Akatsuki. Deidara, en particular, se dejaba provocar fácilmente por su vanidad y falta de respeto, y a menudo tomaba represalias contra él con una violencia cómica. Kisame, en cambio, apreciaba la capacidad de Tobi para alegrar una organización tan sombría como la suya. El anime mostraba que Tobi parecía tener afición por el dango, y seguía actuando como un tonto incluso cuando no había nadie más cerca. Tras conocer a Sasuke, Obito abandonó el personaje de Tobi, excepto durante un breve encuentro con los ninjas de Konoha. Como "Tobi", Obito desactivaba su Sharingan para evitar que se levantaran sospechas cuando no lo necesitaba. Incluso sin el personaje de Tobi, Obito había desarrollado un mórbido sentido del humor, y a veces hacía bromas, aunque fueran perversas.

LEGADO DE OBITO

aparencias-mascarilla-obito-tobi

Tras la aparente muerte de Obito, Kakashi quedó muy cambiado por la experiencia. El Sharingan que Obito le dio a Kakashi le ayudó a ganar fama en todo el mundo ninja y le valió el apodo de "Ninja Copiador Kakashi" (コピー忍者のカカシ) por los más de mil jutsu que copió con el Sharingan. La filosofía de Obito sobre la importancia de los compañeros de equipo también guió a Kakashi durante todas sus futuras misiones y, una vez que Kakashi tuvo la edad suficiente para empezar a entrenar a sus propios alumnos, se convirtió en la lección más importante que quería que aprendieran y demostraran. En un plano más personal, la muerte de Obito permaneció siempre en sus pensamientos y a menudo pasaba su tiempo visitando la Piedra Conmemorativa donde está grabado el nombre de Obito para reflexionar sobre los acontecimientos.

El ataque del Zorro Demoníaco de Nueve Colas del que Obito fue responsable acabaría dirigiendo el curso de las vidas de Naruto y Sasuke. Los padres de Naruto murieron esa noche, dejándolo huérfano. Al igual que Obito antes que él, Naruto llegó a soñar con obtener el reconocimiento de Konoha convirtiéndose en Hokage y persiguió ese objetivo contra viento y marea. La sospecha de que un Uchiha estaba detrás del ataque acabaría provocando la caída del clan. Sasuke, el único Uchiha que se salvó de la muerte, dedicó su vida a vengarse de quienes estaban detrás de la muerte de su familia a cualquier precio. A pesar del oscuro camino que tomó en su vida, las acciones de Obito finalmente llevaron a los Cinco Grandes Países Shinobi a alinearse entre sí para formar las Fuerzas Shinobi Aliadas, y más tarde la Unión Shinobi, cumpliendo finalmente su promesa de acabar con todas las guerras y traer la paz al mundo a Rin.

Renji - El Teniente
Renji - El Teniente
¿QUIÉN ES RENJI ABARAI? Renji Abarai es el Teniente de la 6ª División del Gotei 13 a las órdenes del capitán Byakuya ...
LEER MÁS
Himiko Toga - La Villana
Himiko Toga - La Villana
Himiko Toga (渡我被身子 Toga Himiko) es una villana que forma parte de la Liga de Villanos y del Escuadrón de Acción de Va...
LEER MÁS
Rangiku - La Teniente
Rangiku - La Teniente
¿QUIÉN ES RANGIKU? Rangiku Matsumoto es la teniente de la Décima División del Gotei 13, obedeciendo las órdenes de su...
LEER MÁS

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados